El primero de los tres trenes que conectarán la estación de la CPTM (Companhia Paulista de Trens Metropolitanos) a las terminales de salidas y llegadas del aeropuerto de Guarulhos, en la región metropolitana de São Paulo, llegó a las obras el pasado viernes 15 de marzo.

El aeromóvil «people mover», como se denomina el tren que circulará sobre una estructura elevada, fue colocado en la vía con una grúa. Aún no hay previsión para la llegada de los otros dos trenes. El enlace tendrá una longitud de 2,7 kilómetros.

El sistema que unirá la estación con las terminales se prometió inicialmente para el primer trimestre de este año. Luego el plazo se adelantó al segundo semestre. Ahora, Gru Airport, la concesionaria que gestiona el aeropuerto internacional, afirma que la entrega del proyecto está prevista para 2024.

El aeromóvil tendrá capacidad para transportar a 2.000 usuarios por hora en cada sentido. El tren consta de dos vagones articulados de 16 toneladas de peso y transportará hasta 200 pasajeros por trayecto. Pero son posibles otras configuraciones. Se calcula que cada salida durará cuatro minutos.
Las obras están a cargo del consorcio AeroGRU e incluyen la construcción de una estación en cada una de las tres terminales de pasajeros del aeropuerto y una estación junto a la del CPTM.

Según el Ministerio de Puertos y Aeropuertos, ahora tendrá lugar el proceso de puesta en servicio, pruebas y certificación de seguridad. Actualmente existen dos opciones para llegar al aeropuerto de Cumbica a través de la red ferroviaria. Una es la línea 13-jade, que sale de la estación de Engenheiro Goulart, en la zona este de São Paulo, con la primera salida a las 4 de la madrugada los días laborables, domingos y festivos, y a las 4.40 los sábados, siempre con salidas hasta medianoche. En días laborables, los intervalos entre trenes varían de 15 a 20 minutos.

La otra alternativa es el Expresso Aeroporto, que también circula por la línea 13 desde la estación de Barra Funda, en la zona oeste de São Paulo, con embarque cada hora desde las 5 de la mañana hasta medianoche. En ambos casos, el billete cuesta 5 reales.

El problema es que las terminales del aeropuerto están a unos 2,5 kilómetros de la estación del CPTM, lo que obliga a los usuarios a tomar uno de los autobuses gratuitos que ofrece el aeropuerto GRU para completar el trayecto.

La instalación de las vigas, cuya altura varía entre 4 y 11 metros, comenzó en 2022, previa autorización del TCU (Tribunal Federal de Cuentas). Cada una pesa 136 toneladas y tiene 30 metros de longitud.
El coste total se estimó el año pasado en 301 millones de reales. Cuando el entonces gobernador João Doria (ahora sin partido, en la época en el PSDB) anunció el inicio de las obras en febrero de 2022, la inversión se presupuestó en 272 millones de reales – las cifras no se han ajustado a la inflación. El pago se financiará con el canon de la concesionaria.

En el momento del anuncio del inicio de las obras, Doria dijo que la desconexión entre la línea 13-jade y el aeropuerto de Cumbica era «extraña». «No tiene sentido tener un transporte público que no llega al aeropuerto. Es tan extraño que cuesta creer que se haya hecho en el estado de São Paulo», declaró Doria en una entrevista a principios del año pasado.

La estación de tren cercana al aeropuerto fue inaugurada por el entonces gobernador y actual vicepresidente Geraldo Alckmin (entonces con el PSDB y ahora con el PSB) días antes de abandonar el Palacio de Bandeirantes para presentarse a las presidenciales de 2018, pero sin llegar a Cumbica.
La estación Aeropuerto-Guarulhos fue incluso prometida para el Mundial de Brasil 2014 y entregada 75 días antes de la competición, para ser cancelada en Rusia 2018.

Por Pablo P

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *